Mar Benegas: Reflexiones de Arturo Borra

jueves, 29 de agosto de 2013

Reflexiones de Arturo Borra

Arturo Borra, reflexiona en su blog sobre siete poéticas, a partir de siete libros de poesía. Lucidez de pensamiento. Agradecida de que La ciudad o la palabra pájara, acompañe el filo de esas reflexiones. Un lujo también la compañía, seis libros necesarios: Esto no es vanguardia de Jesús Ge, Trazas del calígrafo zurdo de Víktor Gómez, Noche sin clausura de Laura Giordani, La pobre prosa humana de Pedro Montealegre, y Ultimátum de Antonio Méndez Rubio y Porción del enemigo de Enrique Falcón.

Para leer: aquí.

Algunos fragmentos: 


"La poesía se dice de muchas maneras, incluso en un contexto literario como el español, en el que algunos grupos han construido una larga (y penosa) hegemonía editorial y poética, planteando como pauta de aceptación el dogma de que la “buena poesía” ha de estar ligada, por necesidad, a una estética de la transparencia: estilo directo, claro y sencillo destinado a “lectores normales”.
 
Por fortuna, ese reinado no ha cesado de derrumbarse de forma cada vez más manifiesta en la última década, aunque su lenta erosión comenzara mucho antes con diferentes escrituras a contramano, algunas de las cuales recién ahora encuentran una valoración poética más justa. La regularidad de la excepción, entonces, no es nueva, pero la podemos constatar cada vez con menos dificultad, en la proliferación de poéticas interesantes que desafían de forma abierta aquello que se institucionalizó como canon dominante en España durante las últimas décadas del siglo XX. No es especialmente complejo advertir esos desplazamientos, no ya en función de un proyecto artístico unitario, sino de la diversificación de apuestas poéticas diferentes e incluso divergentes."  
"Es ese reconocimiento, precisamente, lo que permite evitar cualquier tentación de agrupar estas poéticas bajo alguna lógica unitaria, como la “crítica” o la “resistencia”. Ello sería reintroducir de contrabando otro canon estético, inaugurando otra vez, en una especie de pastoral, el ritual de los bautismos, de las comuniones sagradas y las exclusiones correlativas. ¿Cómo desconocer, por lo demás, que tras esas adscripciones lo que en numerosas ocasiones encontramos es una forma encubierta de complacencia, cuando no poéticas de calidad dispar?  "