Mar Benegas: una fibra minúscula

jueves, 15 de abril de 2010

una fibra minúscula

mañana tuve un sueño
lleno de manos,
contra frías las grietas
donde la columna
humo invidente, extenso en el paisaje
impele a las cúpulas interiores,
buscando burbujas
y compasiones leves,
única puerta que adecentará
nuestra herrumbre


germinará ayer del hilo
una fibra minúscula,
abrazo imperativo
y piedad brotando
de la tierra que contiene
el cuerpo de las mujeres
venturosa generosidad
que de ellas habremos,
 
emergió de sus vientres
todo el amor que guardan

1 comentario:

Esmeralda Martí dijo...

Genial, amiga, ese resurgir y abrir puertas que adecenten nuestra herrumbre; sembrar y germinar lo que nos salvará: delicias de piedad y burbujas de ternura. Contra fisuras y daños, el vientre generoso o brote del amor. Lo más seguro, la tabla del naúfrago en que nos sujetamos.
Enhorabuena. Me entusiasma.
Abrazos. (Sí, soy amiga del oso-astur, por lo tanto, tuya, igualmente.)