Mar Benegas: una victoria cualquiera

domingo, 6 de marzo de 2011

una victoria cualquiera

¿quién va a despoblar la barricada del frío?
no hay fe si el verdugo -vértigo lejano-
¿cuántos ojos tenía en la cara?
más de mil, 
                    pero inmóvil.

la victoria era tanta 
que podían recogerla a cucharadas
alguien la masticó, fue fugaz, 
una victoria cualquiera

quedó pues
con el frío rasurando sus mejillas
y supo que la piedra
-una piedra-
vivirá más que nosotros.

2 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

Demasiadas piedras ya.
Demasiado frío.
Menos mal que nos queda la poesía.
Y poetas enormes como tú.

Un beso!

Adolfo Payés dijo...

Ante la majestuosa pulcritud de tu presencia

Confieso que soy el cielo
El sol,
Las nubes amamantando el tiempo

Confieso que las estrellas
Las dibuje con mis sueños
Iluminando el firmamento de mis sentimientos

Que tus cabellos
Los acaricie palpitando mis deseos,
Y que tu cuerpo
Lo transite coloreando mis pasiones
Elocuentes del que ama

Confieso que no soy nada
Ni nadie en este mundo
Ante la majestuosa pulcritud de tu presencia
Mujer,
No soy el que confisca tus besos
Ni el que marchita tu alma
En añicos de penas,
Soy,
El que respeta tu nombre
Pintado
En el firmamento beso del te quiero

Confieso
Que soy
El que emancipa la palabra
Convirtiéndola en caricia mutilada de ternura,
Mujer
Eres
Luz
Embarazo creador de lo eterno
De lo infinito
Mezclado con el esperma
Quietud erótica de mi cuerpo
Ante la belleza emblemática de tu movimiento
Vida

Adolfo Payés.


Con todo mi respeto y admiración a la Mujer para estas fechas del mes de Marzo..


Un abrazo
Saludos fraternos...