Mar Benegas: En Trabenco

sábado, 8 de febrero de 2014

En Trabenco



LA CASA DE LA POESÍA, de Víctor. Me encanta.
El pasado 29 de marzo estuve en la escuela Trabenco, de Leganés, Madrid. Trabenco es un colegio con una historia de 40 años, fundado con unas bases pedagógicas libertarias y que consiguió, tras ser una cooperativa de enseñanza, gracias a las protestas del equipo educativo y de todas las familias, convertirse en centro público, conservando su ideario educativo intacto. A día de hoy siguen sin realizar exámenes, es una escuela inclusiva, y los espacios y aulas se gestionan de manera asamblearia.

Las bestias que me regalaron los niños y niñas de infantil.

La creatividad, la literatura, los libros, el dibujo, el respeto y el entusiasmo, eso vi pululando, acompañando a los niños en cada paso que daban.  Todo eso está, en Trabenco, a la orden del día.

Pareados y poemas en acordeón. Preciosos.
 Me llamaron tantas veces que, al final de la jornada, "marbenegas" era como un eco. Y me hicieron regalos, muchos, algunos; como estos que os muestro; físicos, desde infantil hasta 6º, pero la mayoría  fueron regalos que ellos mismos no supieron que me daban: algunas palabras que escuché sin que se dieran cuenta, algunas miradas, o esos niños que vinieron al recital "de mayores", "porque el libro de A lo bestia es el mejor", o el  pequeñín de infantil que vino con su madre, por la tarde, a la biblioteca,  porque quería llevarse los bichos a casa que le habían encantado. O esas familias que vinieron a escucharme, una tarde fría. Y Raquel, Ana y compañía:  familias y maestras y maestros que se implican de ese modo en un proyecto educativo tan especial como es Trabenco.

Retrato del libro "Pareados locos".
Y más paredados locos con los nombres de los autores y autoras.
Fue, pues, un día intenso y emocionante, en el que salí de casa a las cinco de la madrugada y regresé a las once de la noche, pero valió la pena. Todos los cursos pasaron por la biblioteca, a todos recité, escuché, y conté. También a los padres y madres, al finalizar la jornada. Un día especial, con personitas especiales, que me hacen pensar lo afortunada que soy por tener el trabajo que tengo.





Reciclaje de los versos de A lo bestia. ¡Precioso!


Y por último, 4º y 5º (espero el trabajo en vídeo de 5º para compartirlo),  habían trabajado los haikus, a partir del libro Abecedario del cuerpo imaginado, siguiendo las instrucciones que hay al final del mismo. Me contaba Ana (la maestra de 4º), como habían interiorizado el concepto de "aware", como habían vivido el proceso y comprendido que el haiku es una imagen, una fotografía hecha de palabras y, sobre todo,  como habían disfrutado de realizar los haikus. Entre ellos hablaban como verdaderos haijines, me decía Ana. ¡Me sorprendió tan gratamente su trabajo poético! Es realmente fantástico espero que os guste tanto como a mí:




















Enciende el fuego
el cuerpo como siempre
abriga poco.
 (Andrea)

Es el verano
caliente sol y helados
ir a bañarse.
(Carlos)

La amapola azul
con su aroma
me hace cosquillas.
 (Rubén)

El sol del día
calienta mi alma
con tu cariño

(Lucas)

En el parque hay
un col.umpio de color azul
amarillento.
(María)

El campo verde
hay árboles y flores
en las montañas.
(Miguel)

Una palmera
la abrazarán las rosas
y la engordan.
(Esther)

Charco de sangre
fuera de unos cuerpos
fuera de vida.
 (Sergio)

La taza roja
tiene una tapa verde y
un plato blanco
(Rodrigo)

La mariposa
tiene cuatro colores
y dos lunares
(Alex)

Viento del pueblo
viene del polo norte
frío de invierno
 (Jorge)

La mariposa
enseña sus colores
en una rosa
(Carmen)

Mar espumoso
en un desierto azul
en los colores
(Fernando)

De una nube gris
caen dos mil gotas de agua
mojan mi cara
(Adriana)

Invierno duro
el blanco de la nieve
cubrió la sierra
(Miguel)

El cuadro grande
el que vamos a colgar
es un paisaje
 (Guillermo)

El mar es azul
la nieve blanca
todo es agua
(Oiane)

Los Chicago Bulls
ganan a los Lakers por
ocho canasta
(Sergio)

Los trabenqueros
son de lo más fiesteros
pero traviesos
(Hugo)

Me fui a comer
un helado de fresa
com mis hermanos
(Liam)

Está bonito
cuando la lluvia cae
al amanecer
(Mónica)

Mira con ojo
el sitio y el lugar
y lo hallarás.
(Mario)

Ya sea con ruedas
con cuchillas en hielo
siempre patinar
 (Raúl)

Esa música
aquella melodía
te hace bailar
(Leyre)

Veo un árbol
veo un jardín verde
en mi ventana
(Marcos) 


5 comentarios:

Unknown dijo...

Gracias "MarBenegas". Un papá agradecido por tu amor a las letras y tu interés porque nuestros hijos amen el lenguaje.

Mar Benegas dijo...

Hola;

Muchas gracias por tus palabras. Es fácil amar este trabajo cuando las recompensas son tan gratificantes como el día que pasé con vuestros peques.

Abrazos y gracias por pasarte.

La Bichera dijo...

Muchas gracias por esta entrada, por estas palabras tuyas que comparten una emoción que llega... soy mama trabenquera, disfruté mucho escuchándote en la tarde recitar algúnos versos a pesar del cansancio que se te notaba encima, pero aún más disfrutaron mis pequeños que aún hablan sobre tu visita en casa, sobre todo el chiquitín de tres años :D

Esas semillitas que sembraste en nuestro cole son un gran regalo, las cuidaremos con cariño.
Gracias

Mar Benegas dijo...

¡Hola!

Sí, fue un día agotador, cierto, me levanté antes que el universo y por la tarde ya no podía con mi alma.

Claro, tu peque se acuerda porque los de infantil fueron los primeros! y estaba yo fresca como una rosa :) y les conté un montón de cuentos, jejeje

Valió la pena el esfuerzo, sin duda, sobre todo si todavía perdura el recuerdo.


Abrazos.

Irene Sasa dijo...

Son maravillosos!
Que gran trabajo, Mar...
Tendrías que pensar en editar un libro de haikus de los peques. Es un tesoro!
Abrazo. I.